Archivo del Autor: Pedro Callejas

15 años de olvido. 15 años de Mitch

Imagen

Foto: Chet Gordon/The Image Works

El 4 de noviembre de 1998, hace justo hoy 15 años, el huracán Mitch rozaba los 300 km/h a su paso por América central. Vientos a la velocidad de un AVE se llevaban por delante 18.000 vidas humanas, hería o arruinaba a otros tantos cientos de miles, y provocaba daños por valor de 5.000 millones de dólares en Honduras, Nicaragua, El Salvador, Guatemala, Yucatán y el sur de Florida.

Para hacerse una idea de la magnitud de esta tragedia, baste este dato: es el segundo huracán más asesino de la Historia, desde que se obtienen datos. Sólo le supera el llamado Gran Huracán, que tuvo lugar en el año 1780 en el Caribe y que mató a 22.000 personas. Es decir, tuvieron que pasar 228 años para que se repitiese un huracán tan grave.

Sin embargo, son suficientes 15 para olvidarse totalmente de él. Hoy, a excepción de algunos medios hondureños, ningún periódico digital hace mención a este triste aniversario.

Es lo de siempre. Desastre natural en país pobre: la comunidad internacional se vuelca el primer año y se olvida a partir del siguiente. Y cada año que pasa, aumenta un poco más la amnesia colectiva. Disminuyen las ayudas, se ralentizan las obras, y, lo peor de todo, se relajan las medidas de prevención para que una tragedia como esta no vuelva a ocurrir, se pueda predecir con mayor tiempo o, al menos, se tengan los mecanismos para minimizar en lo posible sus daños.

Recomiendo leer este artículo de La Tribuna de Honduras. Optimista, pero con un dato preocupante: Comayagüela, una de las dos capitales del país, sigue siendo “una de las ciudades más vulnerables del mundo a desastres por fenómenos naturales”. Y, como dice una comerciante en esta misma crónica, “Honduras no está preparada para otro huracán”.

Sería muy triste que por olvidar tengamos que lamentar en el futuro nuevas pérdidas humanas que con un recuerdo más vivo podrían salvarse.

Anuncios

Señoras que… esperan al Rey

20130303-143833.jpg

Son las grandes olvidadas en cada operación del Rey, las actrices de reparto en las que pocos reparan, más allá de la mera curiosidad, pero ahí están. No fallan; menos si la intervención del monarca se realiza, como en este caso, en un barrio con tanta solera como es Chamberí.

Abrigos de visón, olor a colonia viejuna, maridos con el ABC bajo el brazo, perros vestidos con su traje de domingo y alguna que otra monja se entremezclan con los periodistas, los policías y la seguridad de Casa Real.

Son un séquito sin timidez. Apluaden al Rey, a la Reina e, incluso, a la Infanta Cristina a su llegada; comentan entre ellas si en persona son más o menos altas o más o menos gordas que en la tele; y, acabada la tertulia, se dirigen a los reporteros, a los agentes o a los mismo escoltas si hace falta para enterarse de cuándo llega el siguiente miembro de la Familia Real -especialmente interesadas en Doña Letizia- o si se sabe cómo va la operación.

Tampoco son fans 100% incondicionales. Si les sacas el tema de Urdangarín o Corinna pueden de hecho llegar a soltar bastante mierda por la boca -para ser señoras de buen barrio- pero respetan a la Monarquía por encima de todo, hasta tal punto de que son capaces de increpar a algún que otro vecino que abuchea al Rey a su llegada. Pocos hoy, por cierto, apenas un señor, profesor de Ciencias Políticas, que ha llegado con un cartel que rezaba “Don Juan Carlos, ‘mala pata’ para España” y que ha sido no muy bien recibido por las señoras de Chamberí.

Las mejores: las que van de paseo con sus nietos y les explican con todo el cariño de las buenas abuelas lo que está pasando en el hospital de su barrio, a qué se debe todo el ajetreo, mientras los pequeños miran curiosos dedo en boca.

Las peores: las que deciden quedarse horas y horas, más casi que los periodistas, para ver de principio a fin y en vivo todo el cotarro, ante la desesperación de sus esposos, que sólo quieren llegar a casa, sentarse en su sillón y, como mucho, verlo por la tele.


“Nos la pela”

Imagen

22:05. Entro en Twitter, a ver qué se cuece. El primer mensaje que aparece en mi timeline es uno de Mariano Rajoy. Éste. Como suele ser habitual en muchas de las cuentas de los políticos -especialmente si, como es el caso, no las llevan principalmente ellos, sino sus equipos-, el tuit no aporta mucho. Una foto del presidente del Gobierno departiendo con Ángela Merkel, intérprete mediante; los tres, sonrientes. Junto a la instantánea, un escueto texto: “Durante la reunión con la canciller alemana”. Fin.

La simpleza del tuit no me sorprendió. Pero -en la que la corrupción ha salpicado al PP y a Rajoy hasta tal punto de que no ya Izquierda Unida sino el propio Rubalcaba ha pedido su dimisión- sí me ha despertado curiosidad ver cómo reaccionaba la red a un mensaje y, especialmente, una fotografía en la que, lejos de parecer preocupado, ríe animadamente con la que, en buena parte, es responsable de buena parte de los recortes de los últimos tres años en nuestro país. Pues bien, la mejor forma de comprobar esas reacciones es sencilla: leer las respuestas directas que los tuiteros dejan al presidente, mencionándole al comienzo. Ya la primera sorprende por su contundencia: “Nos la pela”. Pero las demás, tampoco tienen desperdicio. He aquí una recopilación:

Continuar leyendo


Los 10 primeros segundos del 15-M

15 de mayo de 2011. Faltaban pocos minutos para las diez y media de la noche. Lo recuerdo porque miré el reloj justo después de acabar los disturbios en pleno centro de Madrid entre la policía y lo que posteriormente se conocería como los indignados. “Vaya domingo”.

Habían pasado apenas dos horas desde que concluyese la manifestación convocada por Democracia Real Ya, pero mi compañero Gonzalo y yo estábamos físicamente y, sobre todo, mentalmente agotados. Habíamos decidido quedarnos una vez acabada la manifestación pues, aunque la mayoría de los 20.000 manifestantes y los grandes medios se habían marchado, la Puerta del Sol seguía viva. Unas 300 personas permanecían en la zona. No querían conformarse con que el éxito indiscutible de la entonces llamada #15mani se quedase en la lista de trending topics en Twitter un día más y punto. No les bastaba con un par de portadas en prensa y otros tantos minutos en el informativo de tele o en el boletín de radio y adiós. Querían hacerse oír. Lo que no sabían es cómo. A todo esto, unos pocos “agitadores” habían hecho acto de presencia y habían calentado el ambiente. Llevaron a la mayoría hacia el norte, por Arenal, hacia Gran Vía. Se oyeron varios insultos a los antidisturbios. Tras una hora de tensión, varios jóvenes invadieron la calzada y se sentaron en la principal arteria de Madrid, cortando el tráfico. La policía cargó con fuerza. Hubo detenciones y varios heridos leves. “Así no”, oí. Tras el ruido de los gritos, las carreras y los disparos, se hizo un incómodo silencio en la Plaza de Callao. Los manifestantes observaban una mancha de sangre en el suelo, o los restos de los cartuchos. Los había que se miraban unos a otros, unos pocos se fueron; pero casi nadie quiso irse. “¿Qué hacemos?”, parecía pensar más de uno.

Y entonces un hombre, joven, de tez morena, sonriente, empieza a llamar a la gente. No tenía pinta de antisistema. Tampoco de “perroflauta”. Era un tipo de lo más normal. Jersey negro, pantalón beig. La gente fue poco a poco acercándose. A mi izquierda, Gonzalo pulsó el botón [REC] de su cámara. Creo que no había ninguna más: “Escuchad. A las 11, todos al Oso y al Madroño. Hemos decidido acampar en Sol hasta el día de las elecciones. Los que podáis coged cuatro cosas y quedaos, los que no, corred la voz. Lo importante es que se sepa y que cada vez seamos más”.

Continuar leyendo


“Los diputados no escuchan”

Irene Lozano, diputada de UPyD, durante la entrevista (Fotos: África de Robert)

Entrevista a Irene Lozano, diputada de UPyD por Madrid en el Congreso. Se realizó el viernes 20 de abril de 2012 en el centro de estudios Hotel Kafka de Madrid para el programa Espejo Público de Antena 3 Noticias. El reportaje emitido lo puedes ver aquí

Periodista, filóloga, escritora, ensayista, bloguera, tertuliana… Corrígeme si me equivoco, pero me da la sensación de que lo de diputada no estaba en tus planes.

No. No estaba en mis planes vitales en absoluto. Pero bueno, todo lo que tú has mencionado es lo que soy. Yo considero que no soy diputada, sino que trabajo como diputada. Sigo siendo escritora y periodista; trabajo como diputada un tiempo, unos años de mi vida, y después seguiré siendo lo que he sido siempre.

¿Y cuándo y cómo te empieza a picar el gusanillo por lo público?

Bueno, lo público siempre me ha interesado, pero desde el otro lado: el de el análisis y la reflexión. Y afinidad con el proyecto de UPyD he tenido siempre, desde el día en el que se fundó. De hecho, escribí una columna sin conocer de nada a Rosa, ni a Carlos Martínez Gorriarán; conocía a Fernando Savater, que es a través del que yo entré en contacto. Es decir, que esa afinidad ha estado siempre. De repente, Rosa Díez, de una manera totalmente inesperada para mí, me lo sugirió. Yo le  dije que no, que qué horror, que cómo se le había podido ocurrir una cosa así y tal (sonríe). Después, el caso es que lo estuve pensando y, sobre todo, me animó mucho el hecho de que la situación esté tan mal y la crisis tan terrible que hay. Si hubiese sido una legislatura normal no me habría animado tanto

Continuar leyendo


Ha muerto Dani Montesinos, ¿quiere un seguro?

 

Me entero por Twitter de una noticia. En este caso, una noticia trágica. La muerte, en un accidente de moto, del periodista Dani Montesinos. No lo conocía -tan sólo de verlo alguna vez por la televisión- pero sí tengo amigos en laSexta, y automáticamente pienso en ellos, en sus compañeros. Luego, en su familia. Joven, 36 años, toda una vida por delante. Un palo. Veo que hay un enlace al final del tuit. Es un link a la página de la noticia en FormulaTV. Pincho en él.

Lo primero que veo es el titular, luego el subtítulo (leo de nuevo “trágico accidente de moto”), a continuación la foto del chaval y, de repente, mis ojos se fijan en el enorme banner a toda página situado en la parte superior. Para mi sorpresa, leo: “Tuaccidente.com. Abogados Especialistas Indemnizaciones por Accidente. Consúltenos ahora”. Por supuesto, si haces click en el banner, te lleva al susodicho portal. Qué casualidad. Qué inoportuna casualidad, pienso. Pero ahí no acaba la cosa…

Continuar leyendo


El debate de los indecisos

No es ningún secreto que esta campaña electoral está siendo, y probablemente va a ser, una de las más aburridas de la democracia española. Con todos los sondeos -y cuando digo todos, es todos- dando al PP el mejor resultado de su Historia, y al PSOE el peor, parece que no hay margen para las sorpresas. Aún así, un debate es un debate (quizá sería mejor llamarlo cara a cara, pero eso es otra historia) y el de esta noche, el único de estas elecciones, puede que  sea la última gran oportunidad de Rubalcaba para rascar votos. A Rajoy le basta con el empate, incluso con la derrota leve. Pero, en cualquier caso, los dos van a tener muy presente, seguro, uno de los porcentajes más interesantes y preocupantes que daba el último barómetro del CIS. El 31’5% de los que declaran que irán a votar, todavía no han decidido su voto.

Continuar leyendo


Niñatos

No soy, ni de lejos, uno de los periodistas que más ha seguido ni más conoce el caso de Marta del Castillo. Casi todo lo que sé es a través del -estupendo- trabajo de mis compañeros que sí han dedicado horas y horas a investigar, pateándose Sevilla de arriba a abajo en busca de testimonios y datos que arrojasen algo de luz sobre el crimen, y sobre los criminales. Hoy, primer día de facto del juicio, me han encargado seguir la declaración de Miguel Carcaño. Era la primera vez que le escuchaba (que le escuchábamos, de hecho) y ha servido para confirmar lo que ya mis compañeros me contaban, dentro y fuera de micros. Es un niñato. Un niñato que ha sabido reírse, como el mejor, de un encorsetado y permisivo sistema judicial que le ampara. Y eso ha quedado en evidencia, hoy en sala, una vez más.

Continuar leyendo


El dedito de Elena Valenciano (y otros políticos)

Foto de EDDC.net

“Es verdad que el Twitter de Rubalcaba es muy famoso, pero hay todo un equipo detrás y lo decimos. El mío, que es muy famoso también, sólo tiene de equipo este dedito”, decía esta mañana sonriente Elena Valenciano, levantando el pulgar de su mano derecha, en el plató de Espejo Público. Visto en su contexto, a más de uno le podría parecer un titular casi anecdótico. En absoluto. Y más teniendo en cuenta que Valenciano es la coordinadora de la campaña de Rubalcaba. La madrileña, sin querer, viene a decir algo así como (traducción mía): “Que sí, que el perfil de nuestro candidato está muy bien, pero porque se lo hacen. El mío tiene más mérito porque me lo hago yo solita”. Y, ¿saben qué? Elena Valenciano tiene toda la razón del mundo.

Continuar leyendo


15-M, televisión y ese dulce ‘statu quo’

Varios 'indignados' denuncian censura mientras un cámara graba la escena. Puerta del Sol, Madrid. 17 de mayo de 2011. Foto: Pedro Callejas

Foto: Pedro Callejas

Esta mañana, un ‘indignado’ me contaba por teléfono lo que estaba pasando en la acampada improvisada que habían montado en el Paseo del Prado. Era Paco, un señor de cincuenta y pico años que había venido a Madrid en la marcha que partió de Sevilla. Un tío muy majo. Me pedía, casi desesperado, que fuésemos para allá porque la Policía había cargado, llegando a usar la fuerza, para desalojar el campamento. A continuación, añade: “Yo ya les he dicho a mis compañeros que vais a venir así que, tranquilos, que os van a tratar bien”. Luego siguió contándome que si habían grabado imágenes, que a ver cómo nos las podían pasar, que esto tenemos que sacarlo en la tele… Yo le seguía escuchando, pero al mismo tiempo, la frase anterior continuaba resonando en mi cabeza casi como un eco.

Continuar leyendo